1 mes viviendo en Coolangatta

1 mes viviendo en Coolangatta

¿Sabíais que en Australia hay el doble de canguros que personas? Es solo una estimación, pero aproximadamente viven entre 40 y 50 millones de canguros en el país, mientras que el número de personas ronda los 25 millones. Puede parecer que los canguros dominan las ciudades como lo hacían los delfines en un episodio de Los Simpsons, pero si os digo la verdad, ¡no he visto ninguno todavía! Y no, koalas tampoco. Pero oye, queda mucho tiempo por delante, y esto solo acaba de empezar.

Ya hace algo más de un mes que aterricé en Australia, y me apetece enseñaros un poco cómo está siendo mi vida aquí hasta ahora y contaros algunas anécdotas y curiosidades sobre este país.

VIVIENDO EN COOLANGATTA

Una de las decisiones de las que más me alegro de haber tomado, es la de vivir en Coolangatta. También fue una de las más difíciles. Como os comenté en el post sobre mi primera semana en Australia, llegué a Gold Coast con la idea de quedarme cerca de Surfers Paradise en un principio, sobre todo por la facilidad de encontrar trabajo. Además, fui muy bien recibido allí por el grupo de españoles, e hice buenos amigos. Sin embargo, no acababa de convencerme el ambiente de aquella zona, puede que por el hecho de ser un lugar pensado para el turismo, y sobre todo, porque las mejores olas no están precisamente en Surfers Paradise, a pesar del nombre.

En Coolangatta no conocía a nadie aún, pero me transmitió muy buenas sensaciones. Cuando Troy, ahora mi compañero de piso, me dijo que me había elegido a mí para ocupar la habitación disponible, no me lo pensé ni un momento y me vine contentísimo. Ahora vivo con él y su novia Emma. Los dos surfean y son muy majos. También suele haber alguien ocupando la otra habitación con Airbnb, pero para alquileres cortos.

EL PUEBLO DEL SURF

De la gente que vive en Coolangatta, la mayoría surfea. Es muy común que los coches lleven tablas encima, o que los niños vayan a coger unas olas después de clase con los amigos o con la familia. También hay turismo, pero quien viene aquí suele ser para surfear, lo que le da buen rollo al lugar. Digamos que no es un turismo de “postureo” y fiesta como en otros lugares.

Viviendo en Coolangatta - Gold Coast

Eso de madrugar para ser primero en el agua y coger más olas… está complicado. Hay que tener en cuenta que los Australianos se suelen levantar y acostar mucho más temprano de lo que estamos acostumbrados en España. Por tanto, lo de “madrugar” y levantarte a las 7 de la mañana para ir a surfear, aquí ya no es tanto madrugón. El sol sale aquí a las 4:30 de la mañana, por lo que a esa hora ya empiezan a llenarse las playas de surfistas. Si llegas a las 5 aún surfeas con algo menos de gente, pero después de eso, toca pelear por las olas.

CONSIGUIENDO LOS PRIMEROS TRABAJOS

Mi primera semana aquí fue dura en cuanto a búsqueda de trabajo, ya que mis largos paseos repartiendo currículums no dieron resultado. No obstante, seguí insistiendo, ahora centrándome solamente en Coolangatta, y los resultados han ido apareciendo poco a poco.

Husmeando los grupos de Facebook vi una oferta de trabajo en una heladería. Contacté inmediatamente con ellos, y resulta que la heladería estaba a escasos 15 metros de mi casa. No podía ser mejor. Es una heladería italiana llamada My gelato, en Kirra. Nunca había probado un helado tan bueno, todo un peligro… En fin, el trabajo está muy bien, pero solamente me daban algunos días a la semana, a media jornada, con lo que sólo me daba para cubrir gastos.

My gelato Kirra

Seguía necesitando trabajar más para recuperar el dinero gastado (el coche tiene parte de culpa, pero es una buena inversión) y poder incluso ahorrar algo. Así que entretanto fui haciendo pequeños trabajos que me iban saliendo. Di un par de clases de surf privadas con gente que me lo pidió directamente, ya que para trabajar en una escuela de surf hace falta bastante papeleo (si queréis aprender a surfear en Coolangatta enviadme un mensaje). También estuve 3 días lijando puertas, sus marcos y rodapiés hasta acabar bañado en polvo blanco y con la espalda hecha un ocho. Lo bueno, que era en mi propia casa para ayudar a mi compañero a pintarla. Trabajando sin salir de casa. Y como me gustó el olorcillo a pintura, me fui con unos amigos a una empresa constructora que nos puso a pintar vallas de blanco por una miseria. Totalmente ilegal el sueldo, pero oye, era dinero y mientras no hay otra cosa había que tirar con algo.

Hace algunos días me llamaron para una entrevista en Pizza Hut, y tras hacerla me dijeron que me llamarían. Vamos, lo típico. Pero como soy muy pesado, me presenté allí de nuevo unos días después. Aún no habían decidido y me dijeron que me llamarían a final de la semana. Mi móvil no sonó esos días nada más que la alarma para ir a surfear. Así que ayer, siendo más pesado todavía, me volví a pasar a preguntar. Y mira por donde, ¡la insistencia me ha dado el trabajo! Toca hacer masas y repartir pizzas con el coche.  Ya decía yo que era una buena inversión, ¿no? Pues eso, que entre las pizzas y los helados, va a ser un reto cuidar la alimentación, pero bueno, challenge accepted.

¡SURFING Y MÁS SURFING!

¿Y las olas qué? Imagino que algunos os lo estaréis preguntando, ya que era una de las principales razones para venir aquí. La primera semana no hubo mucha suerte y me mantuve seco, pero desde entonces la cosa cambió y hay olas casi todos los días. Es cierto que hasta ahora no han entrado olas perfectas, y en general la mayoría de los días han sido olas normalitas. Aún así, si que ha habido un par de días muy buenos, incluyendo ayer mismo que había unos tubos en D-bah bastante interesantes.

Surf Snapper Rocks

Aquí el surf es parte de la rutina. Normalmente, me despierto temprano, miro la webcam, desayuno, y a surfear. Un bañito de buena mañana te despeja y hace que el resto del día se haga mucho más fácil. Además, el hecho de surfear en agua a 22-23 grados lo hace aún mejor. Nada de neoprenos gordos ni frío. Con un bañador o un neopreno corto como mucho es más que suficiente.

CUMPLEAÑOS EN BYRON BAY

Este año me tocó celebrar mi cumpleaños en Australia, así que decidí hacer algo diferente y visitar Byron Bay con mi amigo Omar, de Jávea. Bajamos los dos cada uno con su coche, porque pensábamos dormir en ellos, y eso hicimos. Colchón al coche, tabla de surf y algunas cervezas. Para qué pedir más. Nos dimos un baño en Tallows Beach con unas olas bastante potentes, aunque algo movido. Casualidades de la vida, allí estaba Juanjo Fernández, quien pasó el verano en Razo dando clases de surf al igual que yo. Y si no os parece suficiente casualidad, luego fui a visitar a Pau, quien había sido mi compañero de piso en Portugal unos meses atrás. ¡El mundo es un pañuelo! Al día siguiente volvimos a surfear a la misma playa, y las olas estaban increíbles. Un metrito muy limpio que daba gusto surfear.

Surf Byron Bay

A parte de surfear, también dimos una vuelta para ver un poco cómo era Byron. Me sorprendió sobre todo que casi todo el mundo anda entre los 20-35 años. Es como una comunidad de jóvenes, con un ambiente muy hippie y en un lugar exótico y muy natural. En algunos sitios incluso parecía que me estaba metiendo en la selva.

img_20161207_234932-2

Y a la vuelta de Byron, llego a casa y me encuentro en mi habitación un regalito de Troy. Como no podía ser de otra forma, era una caja de cerveza con dedicatoria incluida. Al más puro estilo aussie. A la semana siguiente fue su cumpleaños y le devolví el regalo con una tortilla de patatas made in Spain. Hasta yo me sorprendí de lo buena que estaba, ya que era la tercera que hacía.

cerveza Corona

SEGURIDAD EN AUSTRALIA

Una de las cosas que más me han sorprendido es la seguridad que se siente viviendo aquí. No voy a decir que la gente aquí no robe, porque siempre hay excepciones, pero si que puedo asegurar que en general no ocurre tanto como en España y resto de Europa. Tampoco suelen tener la necesidad, ya que casi todo el mundo vive bastante bien. Por ejemplo, para mi fue increíble ver que mucha gente deja la puerta de su casa abierta, incluso cuando se van. En un caso incluso me dijeron que no sabían donde estaban las llaves, y que tampoco las necesitaban. Alucinante. También he visto gente que deja el coche abierto, e incluso las llaves en el contacto. No les preocupa que alguien robe, porque simplemente no pasa (repito, en general).

Os voy a poner en situación. En muchos lugares, los agricultores dejan la verdura y fruta en un puesto, sin nadie que lo atienda. Solamente se muestran los precios, y tienes una cesta donde dejar el dinero de lo que te llevas. ¿Cómo os suena? Muchos estaréis pensando, buf, pobre agricultor, le van a dejar seco y no va a ver ni un duro en el cesto. Piensa sinceramente, ¿tu dejarías el dinero? Estoy seguro de que muchos de vosotros lo haríais, pero pensad en cuántos de los que conocéis se llevarían la fruta o verdura sin dejar nada. O incluso peor, que se llevasen el dinero… Eso no cabe en la cabeza hacerlo aquí. La honestidad va por delante, y es algo que me encantaría que fuese igual en España.

 ALGUNAS OTRAS CURIOSIDADES

El clima es algo que también puede impactar viniendo de España. Sobre todo por las tormentas repentinas que aparecen por la tarde después de un día soleado de 28º. De repente el cielo se cubre por una nube monstruosa y empieza el espectáculo de luces, también llamado rayos. Eso sí, luego se van y sigue el solazo.

Para rebajar el calor, hace falta hidratarse. Y para ello, los australianos beben mucha cerveza. Pero realmente, mucha. El alcohol es muy caro aquí, y los cubatas que suelen poner en los bares son simplemente ridículos, así que sale más a cuenta un buen zumo de cebada.

No estoy seguro si en el resto de Australia será igual, pero en esta zona de la Gold Coast, es muy común tener en frente de la playa duchas, aseos públicos y barbacoas. Vamos, que puedes vivir en una furgoneta tranquilamente en la playa, que la cocina y el baño lo tienes ahí mismo.

Vivir en Coolangatta

¿TE SUENA BIEN?

Si estás deseando venir a Australia, y necesitas un poco de ayuda con el tema de los visados, estudios o cualquier otra duda, contacta conmigo o échale un vistazo a la guía para conseguir tu visa a Australia.

 

¡Sígueme en Instagram para más fotos!

5 comentarios sobre “1 mes viviendo en Coolangatta

  1. Que crack Dani, es una experiencia impresionante… valla si la estas viviendo. Eres la viva frase de “hacer lo que uno ama”. Asi conseguiras lo que te propongas y mas! Mucha suerte con todo y disfruta y disfruta!

  2. ” Mi móvil no sonó esos días nada más que la alarma para ir a surfear.” jajajaj

    Muy buen blog y consejos!! Yo estuve viviendo en Gold Coast el año pasado y ahora en Bali otra vez..

    ¿Cuál será tu próximo destino?

    Saludos!

    1. Muchas gracias Samanta! Estamos planeando un roadtrip desde Gold Coast hasta Melbourne surfeando por toda la costa próximamente. A ver si sale adelante! Un saludo!

Responder a Samanta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *